¿De dónde obtenemos la energía cuando hacemos ejercicio físico?

Las personas necesitamos entre 1500-2500 kilocalorías para realizar nuestra actividad diaria, pero cuando realizamos  ejercicio físico esas necesidades energéticas aumentan, además hay que tener en cuenta la edad, la talla, el sexo para poder adaptar la dieta a nuestras necesidades y de esta manera obtener el máximo rendimiento durante el ejercicio.

Sabemos que esa energía la obtenemos de los alimentos y por lo tanto  la dieta debe aportarnos una proporción adecuada de las principales sustancias nutritivas (55% de hidratos de carbono, 30-35% de grasas y 10-15% de proteínas) además de vitaminas y minerales. Después de consumir los alimentos, los que no utilizamos  los almacenamos en las diferentes partes de nuestro organismo, los carbohidratos se acumulan en el hígado y en el músculo en forma de glucógeno y las grasas se almacenan en el tejido adiposo.

nutricion y calidad

¿Qué combustible utilizamos cuando realizamos ejercicio físico?

Dependiendo de la intensidad del ejercicio que hagamos el músculo utilizará un tipo de sustrato energético  u otro.

-Si realizamos un esfuerzo de elevada intensidad y de pocos segundos, obtendremos la energía  de los carbohidratos.

-En actividades que duran más de 2 minutos, de intensidad moderada o baja, se utilizan como combustible los hidratos de carbono, las grasas e incluso las proteínas. Cuanto mayor  sea el tiempo  que dediquemos al ejercicio  utilizaremos la grasa como combustible principal.

Por tanto los factores que influyen principalmente en la utilización de un tipo de sustrato energético u otro son la duración e intensidad del esfuerzo, pero también hay que tener en cuenta el grado de entrenamiento, los factores ambientales y la dieta.

El tipo de alimentación que tengamos previamente a la realización del ejercicio ya que  va a influir en el rendimiento de nuestra actividad física, algunos motivos son:

–          Hacer ejercicio en ayunas favorece la utilización de los ácidos grasos pero en los esfuerzos de alta intensidad tendremos un menor rendimiento.

–          Las sustancias lipolíticas como la cafeína favorecen la disponibilidad de ácidos grasos.

–          Reponer los depósitos de glucógeno tras un esfuerzo, es necesario para no perder músculo.

–          Mantener nuestro organismo hidratado.

Adquirir unos hábitos alimentarios adecuados al tipo de actividad física que realicemos, es muy importante para evitar lesiones, deshidratación, mareos y otros problemas que puedan aparecer