Edulcorantes y sus efectos perjudiciales

Actualmente el uso de edulcorantes está aumentando, para reducir el consumo de calorías diarias, por otro lado sabemos abusar de su consumo es perjudicial para la salud ya que muchos de ellos tienen efectos laxantes y algunos de ellos su consumo está prohibido en otros países y no entendemos porque en el nuestro no o viceversa.

Las características de un buen edulcorante son:

  • Tenga solubilidad suficiente
  • Estabilidad en un intervalo amplio de temperatura y pH para que pueda resistir las condiciones del alimento en el que se va a utilizar y a los tratamientos que se va a someter.
  • Sabor dulce lo más puro posible.
  • Que tenga un poder edulcorante superior al de la sacarosa, para que asi a menor cantidad conseguir iguales resultados que los que ofrece la sacarosa y de esta manera conseguir un menor aporte calórico y un beneficio económico.
  • Que sea inocuo.

Los edulcorantes los podemos dividir en tres grupos: azúcares como la sacarosa, jarabe de glucosa, los azúcares- alcoholes como el sorbitol y el xilitol y edulcorantes de alto poder edulcorante como la sacarina, aspartamo, etc.

-Los azúcares-alcoholes se obtienen por hidrogenación de azúcares reductores. Se consideran edulcorantes nutritivos. Tienen una intensidad de dulzor baja y aporte reducido de calorías, ya que no se digieren totalmente.

  • Sorbitol: a altas temperaturas es muy soluble y a dosis normales no se han encontrado efectos perjudiciales, si la ingesta es muy elevada puede darse efectos laxantes. Es muy tolerable para los diabéticos. Su aporte calórico es  de 2,6 kcal/g frente a la sacarosa que tiene 4kcal/g
  • Xilitol: Es una sustancia segura para el organismo, tolerada por diabéticos y no provoca caries. Incluso tiene un efecto beneficioso para la dentadura debido al gran efecto refrescante en la boca que provoca un aumento del flujo de saliva, lo que favorece la limpieza y protección de los dientes, además baja el desarrollo de la placa dental e inhibe el crecimiento de las bacterias asociadas a la caries. Su uso más extendido es en pastas dentífricas, chicles, pastillas refrescantes, etc.

-El uso de los edulcorantes sintéticos cada vez es mayor y por ello se están realizando investigaciones acerca de los riesgos que pueden tener a largo plazo y se están intentado buscar sustancias menos propensas a suscitar dudas sobre su seguridad para el consumidor. Aunque el uso de los edulcorantes sintéticos es objeto de múltiples polémicas hay que tener en cuenta la ventaja que tiene su uso en cuanto  a la reducción de calorías ingeridas sin renunciar a determinados alimentos o sabores.

Entre los edulcorantes de alto poder edulcorante de origen natural, destaco el esteviósido, se encuentra en las hojas de “Stevia rebandiana”, planta procedente del Paragua, es 250-300 veces más dulce que la sacarosa. Se sospecha que este edulcorante al metabolizarse, podría tener una acción antiandrogénica, ya que el núcleo del esteviol es próximo a las hormonas esteroideas.

Entre los edulcorantes sintéticos están:

  • Aspartamo: Resiste mal el calentamiento. Cuando tomamos aspartamo el organismo lo transforma en fenilalanina, ácido aspártico y metanol. Los dos primeros son constituyentes de las proteínas, componentes naturales de todos los organismos y dietas posibles. La fenilalanina además es un aminoácido esencial, es decir, que el hombre no puede sintetizarlo en su organismo y tiene que obtenerlo forzosamente de la dieta.
  • Ciclamato: Se utiliza en bebidas carbonatadas y también en yogures edulcorados. Las concentraciones diarias autorizadas en España son de 11mg/kg de peso. Se han publicado trabajos indicando que en animales de experimentación, dosis altas de estas sustancias actúan como cancerígenos y teratogénicos (producir defectos en los fetos). Todos los efectos nocivos de los ciclamatos se han obtenido a partir de experimentos en animales utilizando dosis muchísimo mayores que las ingeridas por un consumidor habitual de bebidas bajas en calorías, la elección corresponde finalmente al consumidor. Esta sustancia tiene riesgos potenciales en el caso de los niños ya que la dosis por unidad de peso es evidentemente mayor. También serías cuestionable su ingestión por mujeres embarazadas.
  • Sacarina: Se usa especialmente en bebidas refrescantes, está autorizado su uso en concentraciones de hasta 0,2g/L. También se utiliza mucho en yogures edulcorados y en productos dietéticos para diabéticos. Investigaciones han indicado que dosis altas puede producir cáncer de vejiga y linfosarcomas en ratas. En Estados Unidos se planteó prohibirla pero actualmente solo se indica en el etiquetado con frases como ‘Este producto contiene sacarina, de la que se ha determinado que produce cáncer en animales de laboratorio” y “El uso de este producto puede ser perjudicial para la salud”. La ingestión diaria admisible es de 2,5 mg/kg de peso.

Por ello para paliar los inconvenientes que presentan algunos edulcorantes suele utilizarse mezclas de estos para obtener mejoras en su funcionalidad como puede ser el aspartamo y la sacarina sódica.