Los peligros de los refrescos.

Los datos de un estudio de la academia americana del corazón muestran que el consumo de refrescos y zumos azucarados está asociada a 180.000 muertes anuales, de las que133.000 se deben a diabetes, 44.000 a enfermedades cardiovasculares y 6.000 a cáncer.

refrescos_en_cocteleria

También en países en desarrollo

El 68% de todos estos fallecimientos se producen en países en desarrollo más que en países ricos. Mientras que en EEUU se originan unas 25.000 muertes relacionadas con el consumo de estas bebidas, en zonas como Latinoamérica y el Caribe esa cifra asciende a 38.000 por diabetes generada por el abuso de refrescos y zumos con azúcar.

Para Andreu Palou, catedrático y director del Laboratorio de Biología Molecular, Nutrición y Biotecnología de la Universidad de las Islas Baleares y del Centro de Investigación Biomédica en Red sobre Obesidad y Nutrición (CIBERobn), lo esencial es que el consumidor esté bien informadosobre los productos que consume y en Europa hemos avanzado bastante en los últimos años, creo que más que en América».

Palou considera que puede ayudar mucho la nueva Reglamentación Europea sobre Etiquetado, ya aprobada pero que entra en vigor a partir de 2016 en relación con la obligación de informar sobre las características nutricionales en lo que se llama el ‘etiquetado nutricional’. «Quizás esta entrada en vigor podría acelerarse y, en todo caso, yo destacaría que muchas empresas en Europa ya incorporan actualmente este etiquetado, avanzándose a la obligatoriedad, porque esta información puede ayudar mucho al consumidor a comprar los productos más adecuados a su dieta».

Los  estudios epidemiológicos hay que tomarlos con cierta precaución, considera este experto, pues intervienen muchos factores interactuantes, pero en todo caso, los mayores consumidores de estos productos deben prestar mucha atención a su contenido energético. «El elevado contenido en azúcares sencillos sería el responsable del exceso de ingesta energética en quienes abusan de estas bebidas, por lo que los consumidores conscientes de su tendencia a engordar debieran considerar las posibilidades alternativas de ‘contenido reducido o light’, o incluso la declaración de ‘bajo en azúcares’ o ‘sin azúcares’«.

Fuente:El  mundo.

http://www.elmundo.es/elmundosalud/2013/03/19/nutricion/1363721914.html